Acción sindical

Inicio » A propósito de la propuesta de huelga indefinida en AP

A propósito de la propuesta de huelga indefinida en AP

En el Sindicato Médico de Euskadi hemos tenido conocimiento de que algunos de los profesionales que integran la Lehen Arreta Arnasberritzen (LAA) están sondeando al resto para ver si la gente estaría dispuesta a hacer una huelga indefinida, de forma independiente, es decir, sin contar con los sindicatos

Presumimos que los promotores/as de esta iniciativa, conocen perfectamente en qué consiste el proceso de convocar una huelga, sea indefinida o no:

  • 1.- Una huelga hay que convocarla con un plazo mínimo de 10 días de antelación previa a la realización de la misma.
  • 2.- Hay que crear un Comité de Huelga que es el que solicita la misma, con DNI y firma de sus miembros. Este Comité es el responsable de garantizar que todo discurra según la legalidad vigente y, por tanto, asume las consecuencias que se deriven de la huelga.
  • 3.- Posteriormente, la Consejería de Trabajo emite una resolución (que puede ser acordada o no con los convocantes ) que establece los servicios mínimos que considere en función de la situación y necesidades sanitarias, pudiendo llegar éstos, en algunos casos, al 100%.
  • 4.- A quien no cumpla los servicios mínimos establecidos, se le podrá abrir un expediente disciplinario con la penalización correspondiente que le imponga el/la juez/a instructor/a. Esta penalización podría llegar, en casos extremos, incluso a la pérdida de la condición de estatutario.

Conclusión: Razones para la huelga hay mil. Pero, teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto y la situación epidemiológica que estamos viviendo en esta sexta ola de pandemia Covid, nos consta que Osakidetza va a justificar y arbitrar todas las medidas que tenga a mano para neutralizar esta posible huelga indefinida.

Para el Sindicato Médico de Euskadi mejorar la situación de la AP es una prioridad. Por eso, estamos dispuestos a reunirnos con el colectivo de médicos/as de AP para conjuntamente valorar y explorar otras vías de reivindicación que nos beneficien a todos y, sobre todo, no perjudiquen a nadie.