Ante las movilizaciones del mes de mayo

 

Para el próximo dí­a 31 de Mayo, los sindicatos nacionalistas vascos (ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS entre otros) con implantación en la Administración Pública, han convocado una jornada de huelga en todos los servicios y administraciones públicas de Euskadi y Navarra. Por lo que se sabe hasta el momento, y a falta de mayores precisiones, la huelga se hace, genéricamente, contra los recortes en los servicios públicos.

El dí­a 10 de Mayo, los sindicatos presentes en el conjunto del Sistema Nacional de Salud (CCOO, UGT, CEMSATSE Y CSI-F) llamarán a concentraciones en Hospitales y Centros de Salud, denunciando las restricciones del Real Decreto 16/2012 «de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud», y proponiendo los principios que deben regular la polí­tica sanitaria:

Incremento de los recursos dedicados a sanidad

Gestión orientada a la eficiencia y abandono de medidas estrictamente economicistas.

Protección y cuidado de los profesionales sanitarios, garantí­a última de la calidad de la prestación sanitaria.

Apuesta por ví­as de consenso y negociación.

Coordinación con el sector sociosanitario y potenciación del nivel asistencial primario.

Todos podrí­amos suscribir estos puntos, aunque pasan por alto ciertos aspectos importantes para un numeroso grupo de médicos; nos referimos en concreto, a la extinción pura y simple de los médicos de APD y Cupo y Zona, ignorando sus derechos de toda una vida.

Nada nos impedirí­a apoyar estas movilizaciones; nada salvo la eterna división que corta en dos nuestra comunidad; esa división que tiñe de partidismo polí­tico todo lo que toca; esa divisoria, aparentemente insalvable, que impide pactar mí­nimos comunes suficientes para poder protestar todos juntos por el mantenimiento de parámetros de calidad y equidad en el sistema sanitario público.

A causa de estos condicionantes los sindicatos, SME y FFHE, sindicatos mayoritarios entre los médicos vascos, fieles a nuestro perfil estrictamente profesional y apolí­tico no nos decantamos explí­citamente por ninguna de las dos convocatorias y recomendamos a nuestros afiliados y simpatizantes, que elijan la opción que personalmente les sea más próxima.